La Coca-Cola, la bebida más famosa del mundo.
No solo su ingrediente secreto es un misterio, también su origen.

Después de indagar en los orígenes de Puma y Adidas, ahora le toca el turno a Coca-Cola. Siempre ha tenido ese halo de misterio relacionado con su receta, pero hoy no hablaremos de ese oscuro ingrediente llamado Merchandise 100X, sino de otra incógnita menos conocida por el vulgo y, por tanto, menos explotada: su origen.

“¿Qué dices? Todo el mundo sabe que la Coca-Cola nació en los Estados Unidos”, pensarás… ¿Pero estás seguro? ¿Y si no fue así? Existen varios rumores que indican que su genuina creación no fue en el gigante norteamericano, sino en Francia, España o Bolivia.

Coca-Cola, refrescando tu vida desde 1886.
Coca-Cola, refrescando tu vida desde 1886.

Origen oficial de la Coca-Cola

Recapitulemos, ¿qué es lo que nos han dicho hasta el momento? Pues que en 1886 un farmacéutico de Atlanta (Estados Unidos) llamado John S. Pemberton quiso crear un jarabe que ayudase a combatir los problemas de digestión y que además aportase energía al individuo. Como un alquimista moderno, mezcló ingredientes hasta que dio con la receta perfecta. La farmacia Jacobs donde trabajaba fue la primera en comercializar la bebida, denominada como Wine Coca (vino de coca) y cuyo vaso costaba 5 centavos.

Al ver que aquello era una máquina de hacer dinero, su contable, Frank Robinson, diseñó la marca y el logotipo. En 1891 fundaron The Coca-Cola Company y dos años más tarde registraron la patente en la Oficina de Registro de la Propiedad Industrial de los Estados Unidos. Lo que ocurrió más tarde ya lo conocemos: es la bebida más vendida del mundo, entre todos sus productos alcanza los 15 billones de dólares en ventas y es un símbolo universal.

Sin embargo, esto no pudo ocurrir tal y como la multinacional nos ha contado, ya que existe la posibilidad de que los estadounidenses solo copiaran un invento que ya había sido fabricado. Tres son las hipótesis más fuertes, veámoslas:

La hoja de coca, el ingrediente fundamental para el tónico primigenio.
La hoja de coca, el ingrediente fundamental para el tónico primigenio.

Origen boliviano de la Coca-Cola

En 1860 el farmacéutico italiano Domenico Lorini creó el elixir de coca Lorini, el cual se usaba para remediar dolores intestinales y de cabeza. Nacido en Milán en 1845, todo comenzó cuando fue contratado por una firma transalpina para trabajar en La Paz (Bolivia). La casualidad hizo que un día un amigo se emborrachó tanto que se cayó y se hizo un estropicio. Un aymara llamó a uno de sus curanderos y este, ante la atenta mirada de Lorini, mascó coca hasta triturarla, la mezcló con cenizas y se la colocó como un cataplasma en las heridas. El ebrio dejó de quejarse al tiempo que Lorini se dio cuenta de las posibilidades que ofrecía la hoja de coca.

Experimentando con ella para crear una tizana, patentó el elixir de coca Lorini. No pasó mucho tiempo cuando se dio cuenta de que su producto producía dependencia, por lo que colocó una advertencia en sus botellas. Casualmente, su brebaje se exportó a los Estados Unidos y Francia hasta que a finales del siglo XIX se vendió la patente a los laboratorios estadounidenses Parke Davis, empresa que aprovechó la fórmula para crear su propio jarabe. Y, según los descendientes de Lorini, es cuando Coca-Cola empezó a hacer un refresco más agradable al paladar con base en el jarabe de la Parke Davis.

Al papa León XIII le gustaba más el vino Mariani que el vino de misa.
Al papa León XIII le gustaba más el vino Mariani que el vino de misa.

Origen francés de la Coca-Cola

Tres años después del invento de Lorini, el químico francés Angelo Mariani desarrolló el vino Mariani, una mezcla del vino de Burdeos con extracto de coca. Angelo era un estudioso de los trabajos del científico italiano Paolo Mantegazza sobre los efectos de la coca en los seres humanos y finalmente decidió hacer su propia bebida inspirándose en el elixir de coca de Lorini.

El vino Mariani se hizo muy popular en Occidente, siendo consumido sobre todo por artistas e intelectuales. Incluso se dice que los papas Pío X y León XIII bebían aquel líquido con avidez. Hasta el punto que este último le otorgó a Mariani una medalla de oro especial y colaboró en una de sus campañas publicitarias. Hoy le llamaríamos embajador de marca.

Otras caras conocidas que le daban un trago en cuanto podían fueron la actriz Sarah Bernhardt, el inventor Thomas Edison, los escritores Herbert George Wells, Émile Zola y Julio Verne, el compositor Charles Gounod, la reina Victoria de Inglaterra o el zar Alejandro II.

Al principio, el vino Mariani contenía 60 gramos de la mejor hoja de coca del Perú dejada en remojo durante 10 horas en un litro de vino de Burdeos. Pero al exportarse a los Estados Unidos se aumentó la dosis a unos 70 gramos para competir con la Coca-Cola de Pemberton. Sin embargo, esta última le ganó la partida y en 1914 se prohibió definitivamente su venta debido a las reclamaciones de las familias de los adictos a la coca. Fue el fin para el vino Mariani.

El vino Mariani causó sensación entre la élite intelectual europea. Parece que les abría la mente.
El vino Mariani causó sensación entre la élite intelectual europea. Parece que les abría la mente.

Origen español de la Coca-Cola

Bolivia, Francia y… España. Y es que en 1880 la Fábrica de licores J.J. Mompó, situada en la pequeña localidad valenciana de Aielo de Malferit, comenzó a comercializar una bebida medicinal elaborada a base de cola y hojas de coca peruana. Sus fundadores fueron Bautista Aparici, Ricardo Sanz y Enrique Ortiz y en un principio la bautizaron como Anís Celestial, pero luego pasaron a llamarla como Nuez de Kola-Coca.

En poco espacio de tiempo se hizo muy conocida, siendo utilizada en bodas, fiestas y celebraciones. La firma terminó convirtiéndose en suministradora de la Casa Real, participó en la Exposición Universal de París de 1889, cuando se inauguró la Torre Eiffel, y se hizo con varios premios internacionales por la originalidad de sus néctares.

En 1885 la casa Mompó estuvo en un certamen de bebidas en Filadelfia, donde recogieron un galardón y obsequiaron con muestras de su libación a algunos representantes de ventas estadounidenses. Un año después nacería la Coca-Cola. Pudo ser casualidad… o no.

Pasaron los años y en 1953 Coca-Cola aterrizó en el mercado español, pero no sin antes llegar a un acuerdo para la compra de la patente de la Nuez de Kola-Coca, cuya marca había sido registrada en 1903 y su enorme parecido, tanto en nombre como en ingredientes, le podría generar problemas comerciales. Nunca se ha conocido el importe exacto que pagaron por ello. Aún así, la fábrica sigue produciendo hasta hoy en día la versión alcohólica de la Nuez de Kola-Coca: el Licor de Nuez de Kola.

La fábrica española lo llamó primero Anís Celestial. ¿Tal vez porque te dejaba como flotando?
La fábrica española lo llamó primero Anís Celestial. ¿Tal vez porque te dejaba como flotando?

Ahora cuando abras una Coca-Cola, ya no solo pensarás si lleva coca o no (no lleva :P), sino que también te saltará la duda de si lo que estás bebiendo tiene un origen estadounidense, boliviano, francés o español. Cada uno que escoja la teoría que más le guste, pues supongo que esto es como el que prefiere una Coca-Cola Light, una Coca-Cola sin cafeína o una Coca-Cola Cherry.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí